Gestos ecológicos en la escuela: te decimos todo

Si existe un lugar fundamental para la generación de conciencia ecológica es precisamente la escuela. La razón es sencilla, te estas formando y con ello, la implicación de los valores. Por eso, los gestos ecológicos en la escuela, tienen, además, el valor agregado del aprendizaje significativo. Analiza el contexto en el que tus hijos aprenden observando lo determinante que resulta el conocimiento general de la naturaleza, lo que le ayudará también a aplicarlo en casa y, cuando crezca, en su trabajo.

gestos ecológicos en la escuela

La escuela como espacio para el aprendizaje de valores

Ten en cuenta que la escuela es un espacio para la socialización. Es decir, para darle las herramientas al estudiante para su vida social en la que se encuentra el medio ambiente. Dicho contacto a temprana edad genera valores, una carga ética y moral con la que actúan posteriormente. La familia y la escuela son sus escenarios ideales de aprendizaje efectivo. Por ello, los gestos ecológicos en la escuela son determinantes para su actitud posterior, cuando adulto.

Quién es el responsable de este aprendizaje

En estos artículos nos hemos relacionado con un aspecto que es más social y familiar que ecológico. Pero por puro sentido común, debemos comprender que la formación de valores ecológicos es una corresponsabilidad social. El planeta es uno solo y nos corresponde a todos cuidarlo. En función de esta idea, se puede considerar que la responsabilidad en el aprendizaje es de la sociedad en general. Pero con un énfasis en los padres, la familia y la escuela en este orden.

Razones para formar valores ecológicos en los niños

Existe un universo gigantesco de razones para involucrar a los niños en este tema. Algunas son más técnicas que evidentes, pero funcionan para entender el contexto de aplicación.

Formación de otros valores complementarios

En líneas generales la formación educativa es un contexto de interconexiones. La línea de conexión se refiere a intentar modelar el comportamiento. Dicha acción se logra a través de incluir actitudes frente a situaciones comprometedoras de su conducta. Por ejemplo, el respeto por las diferencias, o la actitud solidaria son solo partes de un todo mucho más amplio

Responsabilidad transgeneracional

En anteriores oportunidades hemos hecho referencia a la responsabilidad de esta generación con respecto a las que vienen. Formar ese conocimiento no es sencillo, de hecho, a nuestra generación le ha costado leyes y multas. Por el contrario, cuando nos formamos en esos valores damos por sentada nuestra responsabilidad con el futuro.

Cuestión de salud

En muchos sentidos, una actitud ecológica promueve comportamientos que alejan ciertas condiciones perniciosas. Por ejemplo, cuando sabemos el daño que puede ocasionar el uso de asbesto lo evitamos. En ocasiones el niño no sabe a ciencia cierta porque lo hace, pero aprendió a evitar situaciones de riesgo.

Equilibrio natural y personal

Es una especie de norma general del ambiente que los sistemas tienden a establecer regulaciones de equilibrio interno. Esta condición se transmite a los sistemas conectados o vecinos. Es la cualidad que los gestos ecológicos tienen como parte de un sistema interconectado. Si existe un equilibrio en la persona, probablemente lo transmita a su entorno inmediato. Que mejor para ello que lograr esta acción con pequeños gestos que causen una reacción en cadena.

Clasificación de los gestos ecológicos en la escuela

Existe toda una teoría del aprendizaje que se basa en la formulación de estrategias para lograr conocimiento. En el caso de los gestos ecológicos en la escuela, la vinculación parece evidente. Los mismos eventos que utilizas para que se aprendan materias como matemática o ciencias, servirán para el ecologismo.

Gestos activos

Se trata de actividades diseñadas para estimular la participación en acciones dirigidas a formar conciencia ecológica. En este rango puedes incluir cosas como juegos, dinámicas, acciones, programas y similares. A continuación, te presentamos un pequeño resumen de las más comunes y efectivas.

Formación de brigadas ecológicas

Se trata de grupos especialmente diseñados para cumplir tareas específicas en el ámbito ecológico. Los niños pueden participar para acciones de reciclaje, limpieza o de información. El aprendizaje grupal es esencial en este momento, es decir el escolar. Recuerda que la escuela es una extensión del hogar y por ello, es un espacio formalmente colectivo.

Operativos específicos

En los que el niño y la escuela desarrollan actividades mediante aplicación de acciones dirigidas a cuidar el medio ambiente. Explicaciones sobre el impacto del plástico y su degradación son fundamentales para el aprendizaje de una conducta positiva.

Juegos ecológicos

Tienen dos vertientes, la primera es el conocimiento y los contenidos manejados en la actividad. Es decir, que tipo de conceptos se incorporan en el desarrollo de la actividad lúdica. La otra vertiente es el material y diseño del juego. Cosas como construir con materiales recuperados un juego convencional o realizar una actividad al aire libre. En este segundo caso, puedes aprovechar para explicarle lo complejo del equilibrio natural y como lo afectamos. Existen muchas páginas especializadas en actividades lúdicas. Allí puedes encontrar información sobre juegos ecológicos.

Gestos pasivos

Son un poco más complejos en su aplicación porque no son de carácter práctico. Se trata de cosas como el ejemplo y la actitud proactiva.

Sesiones de grupo

Se trata de pensar con creatividad. Cuando le explicas al niño que no debe botar desperdicios en la calle, requiere de una inducción particular. Esto puedes lograrlo incorporando opiniones de su grupo de referencia. La presión social puede ser positiva en estos casos.

Asignación de responsabilidades ecológicas

Enseñarle el valor del ahorro energético, mediante la asignación de una responsabilidad en el consumo. En este caso, puede llevar esa misma actitud al hogar, responsabilizándose del manejo de la iluminación, una especie de fiscal de tránsito energético.

Estímulo a la creatividad

Gestión de un espacio para la creatividad en la que el estudiante exprese y cree sus propias estrategias. Normalmente olvidamos lo tremendamente creativos que pueden ser los niños y jóvenes. Sus ideas pueden ofrecer un marco pasivo para el aprendizaje de conductas ecológicamente conscientes.

El cambio no viene solo, debemos ayudarlo y nada mejor que los niños para alcanzarlo. No es un camino sencillo ni un tránsito corto, pero es necesario. Es precisamente una responsabilidad transgeneracional que debemos cumplir de inmediato.

Contacto

Dirección

4, calle jarilla 28045 MADRID

Teléfono

913202816

Email

guia2@gmail.com